Boletín 06

  Editorial  
   
     

Hace un par de décadas, las bibliotecas públicas de Medellín se podían contar en los dedos de las manos, pero con el pasar de los años la ciudad cuenta ya con una biblioteca en cada uno de sus cinco corregimientos y también una en 13 de sus 16 comunas. Sin embargo, este crecimiento no se queda sólo en la apertura de bibliotecas en todos sus rincones, sino que ha favorecido que en la ciudad pasen otras cosas con las lecturas, las escrituras, la gestión social y cultural, los servicios bibliotecarios y, los más importante, con los ciudadanos, que por diversas razones llegan a las bibliotecas públicas o participan en algunos de sus programas descentralizados.

La ciudadanía comenzó a apropiarse con más fuerza de las bibliotecas públicas y estas, aparte de crecer en número, crecieron en espacios y programas. Se ganaron el cariño de una ciudad y un lugar importante en el desarrollo social y cultural de las comunidades: su conquista ciudadana fue posible gracias a que en estos espacios había procesos orientados a favorecer el desarrollo humano integral de las personas mediante el acceso libre a la información, la promoción de la lectura, la escritura, la oralitura, el acceso a las TIC y la construcción de tejido social y capital cultural.


De no haber sido por la participación activa de la ciudadanía y el compromiso de la Secretaría de Cultura Ciudadana de Medellín, probablemente hoy en día seguiríamos contando las bibliotecas y a sus usuarios con los dedos de la mano. En toda esta historia, la ciudadanía, el Estado y distintas instituciones sociales y culturales, públicas y privadas han jugado un papel fundamental a la hora de posicionar las bibliotecas en los temas públicos de ciudad. Gracias a esta construcción colectiva, Medellín es la primera ciudad de Colombia que cuenta con una política pública de bibliotecas que se materializa en un plan estratégico construido a muchas manos y que señala los horizontes al 2020.

Cuando un proyecto social o cultural liderado por el Estado es cobijado por una política pública, sin lugar a dudas se seguirá fortaleciendo en el tiempo. Esto puede sonar algo extraño o difícil de comprender si nos situamos en un contexto cambiante o vertiginoso, pero, en realidad, las políticas públicas determinan de alguna manera los horizontes y los lineamientos, los recorridos y, por supuesto, los cimientos, que en esta ciudad tienen un eje fundamental: la participación ciudadana. En Medellín, el Sistema de Bibliotecas Públicas tiene más de 30 años de historia en las comunas y corregimientos. Desde entonces, algunos hechos han marcado su historia:

• 1984. Creación de la Red de Bibliotecas Público Escolares.
• 2000. Creación de la Secretaría de Cultura Ciudadana.
• 2006. Creación del Sistema de Bibliotecas Públicas de Medellín.
• 2012. Creación de la Subsecretaría de Bibliotecas, Lectura y Patrimonio, adscrita a la Secretaría de Cultura Ciudadana.
• 2015. Aprobación de la Política Pública del Sistema de Bibliotecas Públicas y Unidades de Información y Gestión del Conocimiento.

A pesar de que el proceso de formulación de la política pública para el Sistema de Bibliotecas Públicas de Medellín comenzó tiempo atrás, durante el 2015 el trabajo fue más arduo porque involucró de manera más directa a la ciudadanía y a quienes trabajaban en las bibliotecas públicas y comunitarias de la ciudad.

Con mesas de trabajo, sesiones de encuentro de equipos interdisciplinares y contacto con el ciudadano, la política pública de bibliotecas se materializó en octubre en el Acuerdo Municipal 023 de 2015, de gran relevancia pues ha permitido formalizar los principios y enfoques del Sistema de Bibliotecas Públicas de Medellín y sus unidades de información. Además, el Acuerdo dio un giro en la concepción del servicio con un enfoque de derecho, así como en la concepción tradicional de la biblioteca. Hoy, pensar en bibliotecas es pensar en laboratorios sociales, en un proceso de servicio con sentido que genera conocimientos desde la experimentación, la co-creación y la oferta de oportunidades que se sustenta en la lectura del territorio, esto es, leer necesidades y oportunidades para potenciar la participación. Así es como este documento de ciudad expresa los principios y enfoques:

PRINCIPIOS

• Ciudadanía cultural plena.
• Participación ciudadana.
• Libertad de acceso a la información y al conocimiento.
• Derecho a la lectura.
• Libertad de creación y de expresión.
• Corresponsabilidad en el desarrollo cultural.

ENFOQUES

• De derechos.
• Poblacional.
• Territorial.
• De Gobernanza.

De esta forma, los habitantes de Medellín, los ciudadanos de a pie y de libro en mano, y aquellos que disfrutan del teatro y la música, pero que también se aventuran a sembrar en las huertas y a experimentar con la tecnología y la construcción de memoria, les dan fuerza a las bibliotecas públicas de la ciudad para que siempre estén firmes, dinámicas y en un proceso de desarrollo sistemático.

El documento completo de política pública puede leerse en este enlace de nuestro sitio web: http://bibliotecasmedellin.gov.co/cms/blog/politica-publica-de-bibliotecas/


Subsecretaría de Bibliotecas, Lectura y Patrimonio
Secretaría de Cultura Ciudadana
Alcaldía de Medellín